Marco Barba Design

¿Que es el design thinking?

El design thinking es la herramienta que se ha vuelto un estilo de vida

El design thinking es una metodología o herramienta centrada en el usuario para resolver problemas. Se basa en la idea de que, para crear soluciones innovadoras y efectivas, es necesario comprender las necesidades y deseos de las personas afectadas por el problema.

Esto lo podemos aplicar en el desarrollo de un nuevo producto, una botella, un empaque, etc. y no solo se queda en soluciones transformadas en producto, sino que también en soluciones digitales, de servicios e incluso hasta procesos. 

Cumpliendo siempre el objetivo de generar una solución viable, creativa y de muchísima útilidad.

Las cinco fases del design thinking:

Empatizar: En esta fase, se recopila información sobre las personas afectadas por el problema. Esto se puede hacer mediante entrevistas, encuestas, observaciones u otras metodologías diseñadas para esta fase y en dónde dependiendo del producto podemos trabajar a profundidad o un poco más superficial, trabajando con los datos que ya conocemos.

Definir: En esta fase, se identifican los problemas más importantes a partir de la información recopilada en la fase de empatía. Ya que es complejo resolver todas las necesidades, lo mejor es centrarnos en una o algunas en específico que estratégica y comercialmente funcionen para destacar, innovar y conectar con los usuarios.

Idear: En esta fase, se generan ideas para posibles soluciones al problema. En nuestro caso, generalmente planteamos ideas en donde el cielo es el límite y no existen reglas, más que cumplir con resolver las necesidades, pues muchas veces las ideas por más locas que parezcan, nos pueden dar pie a un resultado extraordinario y aterrizado a los requerimientos económicos, comerciales, productivos, etc.

Prototipar: En esta fase, se crean prototipos de las ideas para probarlas y obtener feedback de los usuarios. Esta es una de las etapas más importantes, pues es donde se puede verificar que el producto o empaque funcione y poder prever cualquier detalle antes de avanzar con la producción. Y aunque no siempre es necesario un prototipado muy elaborado, es una etapa en donde hay muchos descubrimientos y donde pueden haber grandes cambios a beneficio de los resultados.

Testear: En esta fase, se prueban los prototipos con los usuarios para obtener su feedback y mejorar las soluciones. Va muy de la la mano con el prototipado y es una etapa en donde se enfrenta lo que hacemos a lo más parecido a la realidad 

Tres pasos extra

Además nosotros nos involucramos estos 3 pasos extra a la hora de desarrollar un producto, empaque o experiencia. Y aunque no nos parte del design thinking como tal, son igual de importantes que los pasos anteriores.

Producción: Es el momento de que los renders y los planos se transforman en moldes, pruebas de materiales, colores, etc. Y salen las primeras piezas, listas para ser comercializadas. Esta etapa es en donde nos enfrentamos ya al producto como va a ser en la realidad y aún tenemos la oportunidad de hacer pequeños cambios que nos lleven a lograr un gran resultado.

Lanzamiento: Cuando tienes un producto pero no lo lanzas de la forma adecuada, probablemente no se venda, por lo que este paso debe ser muy bien efectuado, con el fin de lograr los objetivos comerciales. 

Seguimiento: Ya que queremos ser parte de muchas historias de éxito, nos mantenemos pendientes de los resultados de los productos y buscamos la forma de lograr empujarlos más desde nuestras posibilidades. 

Ventajas del design thinking

El design thinking ofrece una serie de ventajas, entre las que se encuentran:

Es centrado en el usuario: El design thinking se basa en la idea de que la mejor manera de resolver un problema es comprender las necesidades y deseos de las personas afectadas por él.

Es iterativo: El design thinking permite repetir las fases según sea necesario para mejorar las soluciones y llegar a un resultado que funcione en el mercado, en su producción, en su entorno, etc. 

Es colaborativo: El design thinking es tan versátil que puede  implicar a personas necesarias de diferentes disciplinas para trabajar juntas en la resolución de problemas. Lo que permite lograr mejores resultados a base del conocimiento de expertos en diversas ramas y no trabajar bajo supuestos.

Aplicaciones del design thinking

El design thinking se puede aplicar a una amplia gama de problemas, tanto en el ámbito empresarial como social. Algunos ejemplos de aplicaciones del design thinking incluyen:

Desarrollo de nuevos productos o servicios

Mejora de procesos o productos existentes

Resolución de problemas sociales

En conclusión, se design thinking es una metodología eficaz para resolver problemas. Se basa en un enfoque centrado en el usuario y iterativo, lo que lo convierte en una herramienta valiosa para la innovación y el desarrollo.

Y aunque es una metodología muy útil para resolver cualquier tipo de problema y a diferentes escalas, la realidad es que el dominio de la herramienta, se termina convirtiendo en una forma de pensar y en el mejor aliado de nuestra vida cotidiana.

Blog

contacto@marcobarbadesign.com

Mérida, Yucatán. México.